Cardio y quema de grasa

18 Oct

060411-N-6270R-003  BlanksLa mejor manera de deshacerse de la grasa es la práctica de ejercicios cardiovasculares, aunque si estos últimos son combinados con pesas se obtendrá una quema más considerable. Al elevar la cantidad de músculo, se eleva el metabolismo basal (lo que se quema con las actividades cotidianas), pero tales ejercicios cardiovasculares o cardio, se pueden realizar de manera concreta para que sea utilizada la grasa corporal como fuente de energía.

Para efectuar ejercicios cardiovasculares podemos hacer un correcto uso del glucógeno del cuerpo, el cual proviene de los hidratos de carbono que hayan sido ingeridos de manera previa, a través de los alimentos. También pueden obtenerse de la grasa, la cual no es más que una acumulación de hidratos que no han sido utilizados y que se han convertido en grasa para utilizarlos posteriormente.

Para eliminar esta acumulación de grasa, hay que realizar ejercicios cardiovasculares, pero de una manera adecuada y eficiente. Como hemos visto, hay dos clases de combustibles para obtener energía y poder movilizarnos en el día a día. Por un lado tenemos el glucógeno y por otro la grasa corporal. El glucógeno puede ser considerado como un combustible de gran calidad, y es utilizado en ejercicios que precisan de intensidad extrema, como es el caso de una carrera rápida o una sesión de halterofilia.

Por el otro lado también está la grasa, un combustible de menor calidad. La grasa puede ser considerada como un exceso de energía que el cuerpo acumula para utilizarlo en otro instante, puesto que cuando era glucógeno, no se utilizó como energía. De tal manera que, cuando se tenga que utilizar la grasa, no puede hacer como el glucógeno, sino que se debe actuar de un modo más concreto. Y ¿cómo es esto? Pues a través de ejercicios de mayor duración a un ritmo cardiaco llevados a un ritmo moderado.

Al tratarse de un combustible de poca calidad solo puede utilizarse a intensidad media, esto es, solo cuando el ritmo cardiaco del corazón, se acerca al sesenta y cinco por ciento del máximo pulso cardiaco. De modo que si se quiere quemar más grasa, hay que enfocarse en el ejercicio cardiovascular continuo, pero nunca de intensidad elevada, sino más bien, moderada.

No se debe pensar que por correr con mayor rapidez, se va a quemar más grasa, sino más bien lo contrario: se debe quemar toda la reserva de glucógeno que se tenga y entonces se hará uso de las grasas, por el ejercicio, pero no sin riesgos de que los músculos sufran cierto deterioro.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: