Culturismo y meditación

26 Jun

Podría parecer asombroso que una actividad como el culturismo, tan intensa y fuerte, pueda estar relacionada con una práctica como la meditación. Y es que esta última más que energía física, transmite serenidad, más que descargas hormonales, se relaciona con el pensamiento y la profundidad espiritual. Pero si se considera que las personas son seres humanos completos, integrados por un espacio interior y una faceta exterior y corporal, se hace claro por qué la meditación tiene un gran provecho para fines de culturismo.

Tras haber entrenado, es positivo relajarse y aliviar las tensiones del ejercicio, con ciertas técnicas de meditación. Este es un arte milenario que busca obtener la paz interior, a través de la alegría y la armonía, tanto con respecto a nuestro cuerpo, como también con relación al entorno en el que nos encontramos. Una de las principales ventajas que tiene practicar la meditación tras el entrenamiento de culturismo, es que se puede llevar a cabo en cualquier sitio silencioso y apacible.

Lo primero es poner un poco de música relajante e incluso encender algo de incienso. Lo que sigue es ponerse en posición de loto o simplemente con las rodillas cruzadas. La espalda debe estar recta y aquietar la mente. A continuación se respira profundamente utilizando el diafragma. Se deben contar las expiraciones hasta que sean diez. Hay que proceder con calma.

Es importante aquietar la mente, dejar de lado las impresiones acerca del entrenamiento fitness o el trabajo de gimnasio que se ha llevado a cabo. No es lo mismo que olvidarlos, sino simplemente tenerlos en mente, pero verlos pasar, e irse relajando en ello. Para efectos de tener excelentes resultados practicando la meditación como complemento al culturismo, hay que practicarla con ropa deportiva cómoda y elástica, como unos leggins y una blusa deportiva. Es preciso que la meditación se realice a la misma hora y en el mismo lugar.  Lo mejor es practicar la meditación justo al amanecer o al anochecer, cuando el ambiente está mucho más tranquilo.

Como es bien sabido, tras una sesión de ejercicios o de prácticas atléticas, es imprescindible que los practicantes se relajen plenamente. Esta es una forma en la que el cuerpo puede hallar reparación natural y una asimilación del trabajo efectuado. Es en este caso en que la meditación puede ayudarnos mucho, como un paliativo del desgastante trabajo de gimnasio que se emprende de manera cotidiana, para fines de fitness.

 

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: