Culturismo y disciplina

23 May

Hay varios factores relacionados con el acondicionamiento físico y el trabajo atlético, que determinan el éxito que se tenga en el gimnasio. Por supuesto, es importante el entrenador que se tenga, el equipo que se utilice y los programas de entrenamiento que se sigan. Pero en cierto punto, más que en lo físico, es en el interior del atleta en donde se determina el triunfo o la derrota en las metas fitness que se hayan planeado.

El compromiso, el rigor y la disciplina, son entonces claves para avanzar como atleta, desde principiantes hasta atletas experimentados, o incluso entrenadores. Cómo es que esto sucede así? ¿De qué manera lo mental y el modo de ser de un deportista, condiciona el potencial que consigna desarrollar en su condición física?

En primer lugar tenemos al compromiso. Cuando alguien decide ir al gimnasio para seguir un programa de culturismo, debe estar consciente de que no se trata de una decisión que pueda ser tomada a la ligera. No es arriesgado afirmar  que el tamaño de compromiso que se asuma, con el programa fitness elegido, esa es precisamente la medida en la que se progresa, y hasta donde se consiga llegar ya sea en la hipertrofia muscular o en la tonificación de los conjuntos musculares. Así entonces el compromiso no se hace tanto con el entrenador o con los compañeros de gimnasio, sino con uno mismo, como culturista, atleta y deportista.

Es tiempo de señalar la relevancia que tiene para el éxito en el fisicoculturismo, el rigor que se tenga en las sesiones de gimnasio, la dieta seguida y el estilo de vida que se asuma. Rigor no debe ser entendido, dentro del ámbito del fitness y el atletismo, como ciega inflexibilidad, sino más bien como el eficiente cumplimiento de una estrategia preestablecida. Pero este rigor, para que sea redituable en términos atléticos y deportivos, debe hacerse extensivo, no solo en lo referente a las rutinas de ejercicios que se practiquen, sino también con respecto a la ropa deportiva que se utiliza (leggins, blusas o tops), el equipo necesario, etc.

Por último lo más importante: la disciplina. Se trata de una actitud de perseverancia bien programada y orientada para conseguir un objetivo. Este último puede ser el aumento de masa muscular, un embellecimiento personal para mejorar la autoestima, etc. Ser disciplinadas en nuestro programa fitness, es demostrar el máximo compromiso y el rigor debido, para lograr la meta que se había planteado de antemano. Es por todo lo anterior que un buen culturista inicia su transformación personal desde su interior y hasta lo exterior, siempre guiado por su deseo de excelencia.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: